viernes, 19 de febrero de 2010

Casualidad

1. “Allá por el año 1973, en plena guerra de Vietnam, todo eran victorias para el bando de la República. Las luchas en la selva parecían ser impredecibles e interminables, pero la logística americana hacía imparable el avance de los sureños. Todo el mundo ha hablado sobre el napalm después de esa guerra, pero lo que nadie sabe es cuál fue el factor determinante que hizo perder la guerra a nuestra patria. La resistencia y fuerza de nuestros soldados en batalla, entre los que me incluyo, era feroz y todo debido a nuestro mejor aliado, la manteca de cacahuete. Bah, pero poco duraría nuestra dicha, un infiltrado norvietnamita del grupo guerrillero del “Viet Cong” informó al enemigo de nuestra grandiosa tecnología alimentaria. Varios días más tarde, todos nuestros progresos fueron revertidos y nos mandaron a casa en lo que fue un duro palo para nuestro país. Un largo, grueso y duro palo para el culo de los Estados Unidos de América.”
______________Abraham J. Simpson

2. Causalidad: Hola, ¡qué de tiempo!, ¿no?
Casualidad: ¡Qué coincidencia! Yo tampoco te he visto recientemente.
Causalidad: Claro, es lógico.
Casualidad: ¡Qué coincidencia! Yo también pienso que es lógico.
Causalidad: Bueno, ¿sabes con quién me acabo de encontrar?
Casualidad: ¿Con Paco, que acaba de tocarle la lotería y se va a pagar la operación de cambio de sexo y finalmente irá al registro a cambiarse el nombre por el de Penélope, para cumplir con la apuesta?
Causalidad: Pues sí, la verdad es que lo has dicho todo.
Casualidad: ¡Qué coincidencia!
Causalidad: ¿Lo de que le tocase la lotería?
Casualidad: No, que Paco me dijo nada más verme que ya lo había dicho todo y no necesitaba oírme decir ni una palabra. Pero lo que tú dices también ha sido coincidencia.
Causalidad: Vaya, ¿sabes que tengo hoy para almorzar?
Casualidad: Ni idea, pero yo tengo lasaña, que es mi plato favorito.
Causalidad: Joder, igual que yo.
Casualidad: ¡Qué coincidencia!
Causalidad: Esto me empieza a tocar las narices.
Casualidad: ¡Qué coincidencia!
Causalidad: Oye, mira una cosita.
Casualidad: Dime.
Causalidad: ¿Sabes que tuve una erección nada más verte al principio del diálogo?
Casualidad: Mm, pues la verdad es que no lo sabía. Creo que me llaman por ahí.
Causalidad: ¡Qué coincidencia!

3. Se siguen muriendo de sed y hambre muchas personas, no sólo en el Tercer Mundo. Se siguen matando otras tantas por cuestiones económicas, étnicas o religiosas y se siguen lucrando las grandes multinacionales de estas desgracias. Se siguen riendo de nosotros, el pueblo, porque nos tienen en sus manos, desorientados y manipulados. Seguimos desunidos, mirando cada uno su propio ombligo, a la espera de que algún día podamos fraguar metales preciosos de él. Seguimos con las manos metidas en los bolsillos, para no ofrecérsela al prójimo o para salvaguardar lo poco que podamos tener encima. Seguimos sin respetar las palabras del otro, porque nos creemos en posesión de la verdad absoluta. ¿Será casualidad que todo vaya tan mal?


PD: El primero está basado en hechos reales. Odio a los dos tipos del diálogo. Y para acabar dejo nuestra "casualidad de realidad".
Espero que os guste, yo estoy satisfecho.

3 comentarios:

  1. El primero muy interesante, el diálogo en tu linea, muy bueno, con un puntazo en la penúltima intervención de la causalidad y el tres sin duda en mi opinión el mas completo. Y será casualidad...

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Poner frases de los simpson sólo hace que quedemos todos fatal tío... xD

    Por cierto, un monumento a la última definición. En serio, tan dura como dura debe de ser.

    ResponderEliminar
  3. Eres un puñetero genio. Tremendas las tres acepciones.

    ResponderEliminar