viernes, 25 de diciembre de 2009

Navidad

1. Faltaban escasos minutos para que el primo Mordecai llegará para celebrar la cena de Nochebuena con el resto de la familia. Había dejado sus ganados y sus pastos a millares de kilómetros y comenzó el pesado viaje. Sabía que él se encontraría mejor en la soledad de sus pensamientos, solamente acompañado por sus rebaños. Pero no podía decir que no a su hermana pequeña y tendría que morderse la lengua con las costumbres modernas de sus alocados parientes. Hubiera preferido que ellos le visitaran, pero no quería cargar a su hermana y sus sobrinos con tal pesado viaje. Estaba todo preparado y nadie faltaba, excepto Mordecai que aún no había llegado. De repente, se escucharon dos disparos y el chasquido del cristal de las ventanas del piso de arriba al romperse. Salieron para ver qué había ocurrido. Mordecai sostenía su rifle apuntando a lo que parecía un desconocido. Como resultado dos ventanas rotas y el adorno de Papá Noel escalando casas destrozado. Mordecai nunca llegaría a entender esas costumbres tan estúpidas.

2. Jesús: Pero, ¿yo no había nacido en verano?
Dios: Calla, copón. No ves que he firmado un acuerdo con el Corte Inglés y nos vamos a hacer de oro.
Jesús: ¿Para eso me dejé crucificar?
Dios: No protestes tanto y mira a Papá Noel, contrato con Coca-Cola y ahora está montado en el dólar.
Jesús: Hay que joderse.
Dios: Cómo no dejes de quejarte vas a volver a darte un paseíto con los mortales.
Jesús: Pues está el patio como para dar un paseíto.
Dios: Sí que es verdad.
(Con esto me gano la excomunión.)

3. El espíritu de la Navidad temía que llegará el fatídico día en el que una vez saldría pisoteado, así que dejó un mensaje en la puerta de su casa que rezaba:
“Seguid haciendo el ejercicio de hipocresía de todos los años, abstraeros de todo lo malo como acostumbráis cotidianamente, cebaos con una opípara cena, agasajaos con espléndidos regalos y reuníos para compartirlo con vuestros semejantes sin pensar en lo que realmente debería significar esta fecha. Pero a mí dejadme en paz de una puñetera vez, cojona."
PD: Saludos desde Honolulu.

PD (el de verdad): Trabajando en Navidad, soy tan productivo como Papá Noel o nuestro monarca Juanca.
Por una Navidad similar para todos y entonces así podría ser completamente…


…Feliz Navidad.

2 comentarios:

  1. Muy buenos los tres. Me ha gustado especialmente el segundo incluido el paréntesis. (Casi te diría que la excomunión sería un buen regalo de navidad)

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias y feliz Navidad a todos.


    ¿Cambiamos de Palabra? Dedicid en el foro y hoy mismo cambiamos

    ResponderEliminar