domingo, 11 de abril de 2010

Guerra

--->

La excusa perfecta, la libertad. Sin duda mágica palabra a la cual hago alusión a pesar de no ser la protagonista. Amante de indeseables, ha sido y será la excusa de ignorantes y desalmados, de aquellos que solo persiguen un bien, el propio. La consecuencia, única y nefasta, la guerra. Triste protagonista, esta si, de la historia que intentaré narrar.

---Y sonaron las campanas, el orgullo de una nación desterró el derecho a la vida. Soldados de la libertad cabalgaban tiñendo de rojos matices el suelo que pisaban y el polvo que levantado antaño por el pisar de la gente dio paso a la pólvora de los fusiles, de quienes sino, los poseedores de la libertad. Era en la oscura noche del desierto, donde los llantos desgarraban el alma, donde las voces clamaban al cielo dictadura. Era el desconsuelo de una madre, no podía entender por qué la libertad le había arrebatado el fruto de su vida. Era el juguete de un niño, yacía, inmóvil, en silencio. ---


--->

Señorita quiero hablar con los EEUU.

No con todos no, con uno. Con washington.

¿Clinton como te va?

Bueno que he terminado lo del líbano, ahora “¿pa donde voy?”

¿Cómo está lo del Sadam Husein?

¿Quieres que te lo arregle yo?

Déjame que lo arregle yo.


(…)


El Sadam Husein, que se ponga.

Oye tu, a ver si paras de una vez

Te estoy hablando de parte de los EEUU

uy, uy no me conoces tu a mi...

uy como vaya yo...

Has tenido suerte de que ya no está de ministro el Serra

Porque te mandaba dos braguetas y una corbata...

Dos fragatas y una corbeta...


¿Cómo hablar de la guerra sin mencionar a Gila? Sin duda todos desearíamos que las guerras transcurrieran como en sus monólogos.


Y como diría Groucho Marx, “Inteligencia militar son dos términos contradictorios.”


¡Un saludo a todos!

1 comentario:

  1. Quizás uno de los signos de inteligencia pueda ser el sacar algo de humor de algo tan alejado a este como es la guerra.

    Muy buenos tus aportes como siempre, compañero.

    Haces fácil leerte con cada letra que escribes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar