martes, 2 de febrero de 2010

Sueño

1). Tenue vestigio del astro rey asomaba por la ventana, anaranjado cielo que despedía con sublime elegancia un día mas, el mejor en este caso. Por vez primera en tantos años como los que sumo a mis espaldas pude encontrarme con un pensamiento diferente, mas aun, un pensamiento elegante, sutil y creativo. El primero en una larga lista que debía estar por venir. Un pensamiento que no era mio y que respondía a las leyes de la razón. Algo que sin duda era novedad en mi entorno, el mundo. Me decidí con ansia a estudiarlo, pues era uno de esos enormes saltos evolutivos que a buen seguro no volvería a contemplar. No quedaba ahí, palabra tras palabra, frase tras frase, texto tras texto...una fina red tejida a conciencia cuyo hilo podría haber servido de veleta en la mismísima teoría del caos. Quedé prendado, e iluso cerré momentáneamente los ojos, para abrirlos en un decepcionante despertar.

2). Tormenta de inconfesables pensamientos inundaban todo mi ser. Tantos recuerdos que ahora carecían de sentido, había apartado momentáneamente la vista, y esta vida ya no era la mía. Un dolor incesante, quemándome por dentro, surgiendo de las mismísimas entrañas del Tártaro me sugería acabar con aquello, y a ello me dispuse, cuando en un oscuro pasadizo me hallé, nada lo iluminaba a excepción de aquella sala, llameante a lo lejos, y cuyos gritos de fondo no eran nada alentadores. Dos pasos caminé cuando vi como mi propio cuerpo precipitaba al vacío, o eso creí hasta verme dentro de él y comprender que era todo mi ser el que sin remisión yacería en el suelo, de ser finito aquel recorrido. De nuevo parado, manos y piernas no respondían, y solo podía gritar, aun sin que sonido alguno ocupase la sala, aun sin que gota de sangre fuese derramada desde aquellas punzantes estructuras que envolvían mi cuerpo. Algo se deslizaba por mi frente, era líquido, una gota de sangre precipitó...
(Envuelto en sudores fríos me desperté.)

2 comentarios:

  1. Madre mía, en el primer texto he visto reflejada mi manera de escribir las cosas a veces. El segundo es agobiante, mejor dicho inquietante. Muy bien escrito, primo. Enhorabuena.

    Saludos gatunos.

    ResponderEliminar
  2. Se me ha ido la pinza chato, creía que lo había escrito Antonio.

    De todas maneras lo que está escrito es la pura verdad.

    Enhorabuena, ahora sí, Ramón.

    ResponderEliminar