domingo, 8 de noviembre de 2009

Noche (Mirando al cielo)

Miraba un punto fijo, el vacío para aquellos que no me comprendían, sin embargo yo sabía muy bien que aquello no era el vacío pues no podríamos llegar a él aunque quisiéramos, como no podemos llegar a casi nada de lo que añoramos alcanzar como raza. Aquel punto era una puerta, una entrada a mi oscuro corazón, un atajo que solo de noche podía tomar.

Como si de un extraño ente se tratase, me adentré en aquella dulce oscuridad, asustado por la incapacidad de poder razonar lo que acontecía ante mi y al mismo tiempo enamorado por los mensajes enviados directamente desde mis ojos al órgano encargado del bombeo incesante de sangre a cada una de mis arterias, venas y capilares...Aquel que se mostraba ante mi como mapa de todo lo existente, aquel panorama abrumador por su aparente elegancia y oscuras intenciones no era mas que la ínfima parte de todo lo observado desde nuestra insignificante posición... ¡Cuánto se nos escapa a la vista y cuanto mas a nuestra propia bibliografía!

El reflejo llameante de otro punto, similar a nuestra querida esfera terrícola aunque perdido en la cercanía de nuestro sol anunciaba el fin, la puerta se cerraba con llave y de nuevo cabizbajo regresaba a mi escondite, la noche me había dado una nueva lección, me mostró mi propia incapacidad para comprender este lugar que habitamos, un lugar de contenido finito y de crecimiento infinito.

Bienvenidos a mi locura.

5 comentarios:

  1. Me gusta ese detalle sórdido, oscuro y, hasta cierto punto, científico que le has dado. Perfecto para una noche como ésta.

    ResponderEliminar
  2. Y bienvenido tú a nuestro universo paralelo donde contendremos tu locura.

    Buen comienzo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, pero podéis decir que es malote, no os criticaré vuestros textos por ello. Lo cierto es que mirando al cielo fueron casi las primeras palabras que se me vinieron a la mente...

    ResponderEliminar
  4. A mi no me parece mal texto, en absoluto.

    ResponderEliminar
  5. Bienvenido, muchacho. Me parece que empiezas con buen pie. No teníamos ningún especimen como tú por aquí :D.
    Has conseguido un clímax muy frío en el texto. Mola :P.

    ResponderEliminar